Carrera de Administración Pública y Ciencia Política tituló a nuevos profesionales
18 diciembre, 2017
Ex Alumnos CPA se reunieron para celebrar los 25 años de la carrera
9 enero, 2018
Mostrar todo

Ciudadano del Siglo XXI

Por mucho tiempo, las administraciones públicas, han actuado con un dejo de superioridad a la hora de proveer sus servicios públicos, reduciendo al ciudadano a un mero usuario. Aquel que hace largas filas, esperando su turno para ser atendido, sin mayores expectativas sobre lo que finalmente recibirá. De la mano de la Nueva Gestión Pública, en la década de los noventa, estas administraciones fueron paulatinamente cambiando, elevando a este usuario a cliente. Este último ha dejado de hacer filas para instalarse frente a un computador, de manera cómoda y rápida obteniendo los certificados que el Registro Civil ha puesto a su disposición. Para qué decir, la comodidad de hacer un clic a la propuesta de declaración de impuesto que nos ofrece el Servicio de Impuestos Internos.

Sin embargo, lo anterior, lo que las administraciones públicas deben hacer es elevarnos aún más de categoría, a la de ciudadano, ese que tiene el derecho no solo de recibir buenas prestaciones, sino que además, ser parte de las decisiones públicas.

Chile, con la Ley 20.500 aprobada el 2011, inició este caminar. Se incorpora el art. 69 de la ley 18.575 donde se reconoce  “(…) a las personas el derecho de participar en sus políticas, planes, programas y acciones”, e introduce distintos mecanismos para hacer efectivo este derecho. Lamentablemente, los aportes que los ciudadanos y ciudadanas puedan hacer a través de estos mecanismos, como parte de una decisión, no obliga a la autoridad a considerarla. Esta deuda con la ciudadanía, está planteado en el informe que el Consejo Nacional de Participación Ciudadana y Fortalecimiento de la Sociedad Civil, entregó en enero del 2017 a la Presidenta Bachelet. Esperamos que de manos del recién electo Presidente que asume en marzo de 2018, se inicie el recorrido necesario para que sea realidad  el derecho a participar de la gestión pública, transformándonos así, en ciudadanos del siglo XXI.

Waleska Muñoz Aravena
Académica Departamento de Administración Pública y Ciencia Política
Universidad de Concepción