Postítulo en Innovación y Gestión de la Calidad en el Sector Público da inicio a sus clases
24 mayo, 2018
Profesor Armando Cartes Montory participa en congreso de Historia y Cultura en China
6 junio, 2018
Mostrar todo

Académicas de nuestro Departamento asumen cargos en nueva administración UdeC

Se trata de María Inés Picazo Verdejo y Ximena Gauché Marchetti, quienes asumieron la Dirección de Vinculación Social y la Subdirección de la Dirección de Equidad de Género y Diversidad, respectivamente.

Ambas profesionales nos entregaron sus impresiones y relataron parte de los desafíos que tendrán en sus nuevos cargos. María Inés Picazo, es Doctora en Ciencia Política. Por su parte, Ximena Gauché es Abogada y Doctora en Derecho.

Entre  las funciones de la profesora Gauché destacan la propuesta de bases para la elaboración de la Política de Equidad de Género y Diversidad,  además de  trabajar en el Plan Anual de Prevención, Investigación, Sanción y Reparación de  Acoso, Violencia y Discriminación en la Universidad de Concepción.

Cuando se le preguntó por el recibimiento del cargo, la académica indicó que “siempre es sorpresivo que la máxima autoridad de una institución te convoque para ser parte de su equipo, sobre todo en temas que tienen un impacto especial por el momento tan importante que estamos viviendo. Me sentí muy honrada y además responsable de asumir una tarea que es compleja, pero para la que espero aportar desde mis competencias y el trabajo que he estado realizando”.

 ¿Cuáles son sus expectativas?

La idea es ayudar conforme las pautas que están establecidas para la Subdirección en el reglamento, en todo lo que corresponde a los lineamientos de la Dirección. Asimismo, a elaborar la Política de Equidad de Género y Diversidad y poder implementar en el corto y mediano plazo, las medidas que se requieren para enfrentar lo que hoy estamos sintiendo como una aspiración de las estudiantes en el contexto del movimiento nacional.

 ¿Cuáles son los desafíos?

Yo creo que los mayores desafíos son lograr socializar la creación de la Dirección de Equidad de Género y Diversidad, que las personas entiendan que ya está funcionando, y que está abierta a recibir todo tipo de situaciones, a colaborar y asesorar a todas las reparticiones en los temas propios de la temática de género en diferentes contextos y situaciones.

¿Cuáles son los principales objetivos que abarcará  su gestión?

De aquí al segundo semestre, esperamos cumplir con la conformación de los protocolos -situación que se nos presenta como preferente- para abordar algunos asuntos que hoy no están regulados en la Universidad, elaborar propuestas de curso, de formación frente a todos los niveles en materia de género e igualdad.

Además, seguiremos difundiendo el Estudio Diagnóstico de Relaciones de Género que se realizó durante el año pasado por la Comisión de Género. Evidentemente es un elemento que muestra con datos duros, cuál es la realidad de las relaciones que se desarrollan dentro de nuestra casa de estudios. Esto nos va a permitir dirigir las facciones determinadas con mayor o menor velocidad en su implementación, de acuerdo a su complejidad. Por ejemplo, en los casos de acoso muchas veces se da la inactividad de algunas personas al no sentirse apoyadas en la propia institucionalidad.

¿Cuál es la importancia de la Dirección de Equidad de Género y Diversidad?

La Dirección es el resultado institucional de un proceso que tiene su origen más remoto en las movilizaciones de 2014 y 2015, cuando las estudiantes y la Federación levantaron dentro de todas las demandas del contexto universitario, la educación no sexista. Todo esto fue plasmado en la creación de la Comisión de Género en diciembre de 2016 y en todo el trabajo que se realizó el 2017.

En definitiva, este es el término de una etapa, pero a la vez el inicio de una institucionalización en nuestra Universidad que no estaba presente -y que nos pone a la par de otras casas de estudios de excelencia a nivel mundial- a la hora de responder a las demandas actuales, es decir, para generar espacios seguros, igualitarios y libres de discriminación para todas y todos.

“El trabajo que ha realizado la Comisión de Género, y que hoy con la Dirección queremos seguir desarrollando, es un trabajo que busca la participación de todos y todas. Buscamos considerar por igual las necesidades que surjan en cada uno de nuestros tres campus, y a la vez, incluir en la conformación a todos los estamentos. Estudiantes, académicos, académicas, funcionarios y funcionarias de servicio, esperamos que todos puedan aportar”, señaló la abogada.

Por su parte, la profesora María Inés Picazo, “Si tuviera que definir el objetivo principal de esta Vicerrectoría, yo diría que es contribuir a hacer un mundo mejor desde la Universidad”, expresó.

¿Cómo asume este cargo de Directora de Vinculación Social?

Asumo el cargo con entusiasmo y genuina preocupación por los desafíos que implica posicionar a la Universidad como una casa de estudios que quiere contribuir al bienestar de los ciudadanos del lugar y del país en el que se inserta. Cuando digo preocupación me refiero a esa actitud del que con sana impaciencia se afana por definir un conjunto de objetivos de vinculación con las organizaciones, instituciones y personas que circundan al “mundo UdeC” así como objetivos de vinculación interna entre las unidades y personas de la gran familia UdeC. Y, como en toda familia, algunos de sus miembros están dispersos en el país, pero no solos.

¿Cuáles son sus expectativas en el cargo?

Si expectativa es sinónimo de esperanza, entonces la mía es poder contribuir desde la Dirección de Vinculación Social a  cambiar el paradigma de universidad que existe en Chile de modo que sustituyamos el paradigma de la competitividad por uno fundado en la construcción de academia, de conocimiento  y de sociedad desde la cooperación. Y, para ello, será preciso abrirnos aún más a la comunidad, porque la docencia y la investigación se nutren y cultivan desde los desafíos y necesidades que nos plantean las instituciones, las empresas, las organizaciones sociales y las gentes con las que convivimos cotidianamente.

MI ilusión es hacer de la UdeC un verdadero espacio de construcción de comunidad fortaleciendo las relaciones internas, los trabajos entre sus unidades y académicos, como entre estos y el firmamento de oportunidades y necesidades que existen nada más cruzar la calle Chacabuco. Estoy convencida de que desde la UdeC y desde la Dirección de Vinculación Social, y tal y como la Vicerrectora y el Rector me lo han transmitido, podemos contribuir a edificar un mundo mejor.

Pero no es fácil.   Chile es un país con muy poco capital social. La desconfianza y la lógica de la competitividad espuria atentan contra la construcción de una comunidad académica o de una genuina relación bidireccional entre el mundo universitario y la sociedad que le rodea.

Lo positivo en este desafío de vinculación social es que la UdeC no parte de cero. Cuenta con un Programa de Responsabilidad Social desde hace muchos años, muy reconocido incluso fuera del país. Además, la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio está ya instalada desde hace algún tiempo. Al interior de los tres campus hay muchas personas y grupos de investigadores que están realizando desde hace tiempo intervenciones sociales, en salud, en el medio ambiente, en cultura, etc. De ellos queremos aprender y con todos queremos implementar nuestro plan de desarrollo para estos cuatro años. El nombramiento de responsables de vinculación social en el Campus Chillán y Los Angeles nos facilitará la articulación de acciones entre las tres sedes.

¿Qué objetivos se proponen?

Si tuviera que definir el objetivo principal de esta Vicerrectoría y de sus dos Direcciones, yo diría que es contribuir a hacer un mundo mejor. Y con esto me refiero a contribuir a que desde la docencia se formen profesionales de excepcional calidad, profesionales con conocimientos, habilidades y capacidades en sus respectivas áreas pero también ciudadanos con conciencia del mundo social y político en el que viven y responsables del entorno natural del que benefician.  Me refiero a contribuir a hacer del desarrollo científico y tecnológico un pilar del bienestar de las gentes y de un modelo de desarrollo sustentable.

Si te refieres a objetivos concretos, yo me doy tres grandes desafíos en lo que respecta a la vinculación con el medio y particularmente a la vinculación social. El primero de ellos tiene que ver con la sustentabilidad, con construir un mundo mucho más amigable, de mejor calidad de vida para nosotros y para las futuras generaciones.  La ética en el trabajo es el segundo desafío que nos hemos dado. Queremos hacer de ello un sello de calidad de la UdeC. Como ha señalado el Rector en varios espacios, se aspira a convertir a la UdeC en un espacio laboral que se distinga por un modelo de gobernanza basado en el establecimiento de mecanismos de diálogo y de escucha, inspirado por los principios de transparencia, probidad, pluralismo de ideas e inclusión. Y la Dirección de Vinculación Social buscará participar en la instalación de este modelo de relacionarnos en la UdeC y velará por la difusión de esos principios. De hecho, nos pondremos a disposición de la Dirección de Equidad de Género y Diversidad, para colaborar en los enormes desafíos que tienen.

El tercer desafío que nos hemos dado es el de mejorar el bienestar de las personas. Hay tantos desafíos sociales allí afuera y tantas capacidades, recursos y ganas aquí adentro en la UdeC que es para trastornarse. Queremos recoger las ideas, las experiencias que en materia de vinculación social sabemos que se están haciendo. Tenemos un plan de desarrollo que vamos a compartir, necesitaremos muchas opiniones para darle forma y el doble de manos para llevarlo a cabo. Hemos empezado ya a recoger las propuestas de algunos profesores que han venido a plantearnos interesantes ideas. Además, esta semana ya iniciamos reuniones con diferentes grupos que están trabajando en vinculación con el medio.

Desde la Dirección de vinculación social queremos empezar a trabajar la idea de un cuerpo de voluntarios UdeC, una organización permanente nutrida por alumnos y ex alumnos que contribuya de manera regular  con las necesidades sociales en sentido amplio. La UdeC cuenta con carreras en casi todas las áreas del conocimiento y por lo tanto podríamos tener voluntarios en tantos campos. En la Universidad hay muchas ganas de ayudar, de solidarizar pero, además, hay muchas ganas en los exalumnos de volver a involucrarse con la UdeC, de ser parte activa de su Universidad.

¿Cuál es la importancia de la vinculación social?

En diferentes países de América y el mundo, la vinculación con el medio es una importante estrategia de desarrollo de las casas de estudios. Tiene un fundamento principal y es que la construcción de conocimiento deja de entenderse como una actividad reservada a las aulas y campus pues los profanos, los que no están en estos olimpos del conocimiento y del poder, resulta que tienen necesidades, que sufren los problemas que estudiamos en los libros y de los que hablamos plumón en mano pero, además, esos profanos, están llenos de sabiduría, de experiencias que necesitamos para construir conocimiento. No podemos entender las universidades como amuralladas o como laboratorios asépticos. El enriquecimiento es mutuo y es necesario. ¿Cómo hacer un mundo mejor, con mayor bienestar para todos, competitivo pero más sustentable, más diverso pero con mayor igualdad, más plural en sus ideas y modos de vida pero más cohesionado?

El proceso de democratización o apertura de las universidades, que demandan los movimientos estudiantiles, responde a esta idea de Universidad, que esté menos articulada por la competitividad espuria y más por la vinculación con las necesidades y oportunidades de las instituciones, las organizaciones, las personas, el sector privado. Por ejemplo, cuando estudiantes de Administración Pública y Ciencia Política participan capacitando a líderes sociales en la formulación de proyectos para Corfo u otras entidades públicas, están contribuyendo al desarrollo del país, a mejorar la calidad de la democracia y, por supuesto, al bienestar de esas personas. En eso radica la importancia de la vinculación social.